Entradas

Guadalajara será la primera “ciudad inteligente” de México: DiDi ayudará a reducir el tráfico con su tecnología de análisis vial

DiDi es mucho más que una compañía de transporte privado, al menos en su natal China, pero afortunadamente México poco a poco comienza a recibir novedades que mejorarán la experiencia de los usuarios nacionales.

DiDi ha anunciado que su tecnología de transporte inteligente ha llegado a México. Guadalajara será la primera ciudad del país en donde se implementará y pondrá en marcha su primer proyecto de “smart transportation”. Con esto, Guadalajara apunta a convertirse en la primera ciudad inteligente de México y toda la región latina -con permiso de Porto Alegre, Brasil, en donde se ha implementado el mismo sistema, pero bajo la marca 99 con la que opera en Brasil.

Análisis de datos en tiempo real para reducir el tráfico

El proyecto se ha puesto en marcha, trabajando de cerca DiDi y el gobierno de Jalisco, para el análisis de la información vial en tiempo real de 320 intersecciones de la zona metropolitana de Guadalajara. El proyecto de transporte inteligente de DiDi funciona en dos partes: la primera es el análisis de los datos recolectados durante los viajes realizados en la plataforma, para detectar patrones de comportamiento, con datos como velocidad promedio y número de paradas.

 

La segunda parte se lleva a cabo en conjunto con los semáforos inteligentes del Sistema Inteligente de Gestión de la Movilidad (SIGA) del estado de Jalisco. Toda la información recabada ayuda a las autoridades al entendimiento del comportamiento vial y su optimización en situaciones que lo requieran. Esto resultará en menor congestionamiento vial, menores tiempos de conducción, menor impacto ambiental como resultado de la reducción de emisiones, entre otras cosas.

El análisis hecho por el sistema de DiDi hasta ahora ha revelado que las horas pico principales de Guadalajara son a la 1 PM y a las 7 PM, y que las intersecciones más congestionadas son Calz. Lázaro Cárdenas con Gob. Luis G. Curiel; Av. Hidalgo con Jesús y Av. Circunvalación con Belisario Domínguez. Junto con esta información, el gobierno del estado prevé optimizar estas y otra rutas con su sistema SIGA en 2021, y lograr los impactos positivos ya mencionados.

La meta de DiDi es la implementación de su sistema en otras ciudad de México, para lograr la misma optimización vial, para lo cual el trabajo con las autoridades es parte primordial.

DiDi tiene mucha experiencia en el análisis de datos para la optimización vial. En China su sistema tiene ya un tiempo operando en más de 2,000 cruces de las principales ciudades, y según la compañía se ha logrado la reducción del tráfico en hasta 20% gracias a sus algoritmos inteligentes.

 

Artículo Tomado De: https://www.xataka.com.mx/aplicaciones/guadalajara-sera-primera-ciudad-inteligente-mexico-didi-ayudara-a-reducir-trafico-su-tecnologia-analisis-vial

Emisión de Licencias Digitales del Estado de Oaxaca.

El primer sistema de licencias 100% digitales en México.

 

¿Qué es la licencia digital?

La licencia digital, es el documento que acredita a un conductor para la operación de vehículos automotores en sus diferentes modalidades en el Estado conforme los artículos 3 fracción X, y 33 fracción I de la Ley de Tránsito y Vialidad para el Estado de Oaxaca, en representación digital, es decir un archivo electrónico que podrá ser descargado desde el dispositivo móvil del titular a través de una aplicación.

El portal de Solicitud de Trámite de Licencia Digital es el esfuerzo de la Secretaría de Movilidad por facilitar y acercar este trámite a la ciudadanía, el cual le permitirá desde la comodidad de su hogar solicitar la reposición o renovación de su licencia de conducir desde internet.

Con los servicios digitales:

Podrás realizar:

  • Renovación de tipos de licencia A (Motociclista) y B (Automovilista).
  • Cambios de tipo de licencia C destinada únicamente a vehículos de servicio público de transporte de pasajeros, a tipo de licencia B de automovilista destinada únicamente para conducción de autos particulares, con base en el Artículo 384, Fracción III del Reglamento de la Ley de Movilidad para el estado de Oaxaca.
  • Reposición de todos los tipos de licencia de conducir.
  • Activación de tu licencia de conducir actual como licencia digital sin costo descargando la aplicación SEMOVI OAXACA – Emisión de Licencias Digital desde Google Play.

 

¿Aún no sabes qué concepto pagar?

Podrás revisar la guía “¿cómo pagar mi línea de captura?” donde te mostramos paso a paso cómo tendrías que realizar el pago en el portal de la Secretaría de Finanzas, ya sea para tu trámite de renovación, o tu trámite de reposición.

¿Necesitas ayuda acerca de cómo usar el portal?

Podrá comunicarse a nuestra mesa de ayuda donde con gusto podremos apoyarlo en todas las dudas referentes a realizar el trámite correspondiente de su licencia de conducir digital, o bien, si usted ya cuenta con su licencia de conducir plástica o digital, a activar en la aplicación que podrá descargar desde Google Play.

 

Artículo Tomado De: https://licdigitales.oaxaca.gob.mx/Tramites/default.aspx

Concluyen que Cambridge Analytica no influenció campaña del Brexit en 2016

Luego de una investigación de más de tres años, el Comisionado de Información británico concluyó que la consultora Cambridge Analytica no influenció la campaña y votación del Brexit en 2016.

La ya desaparecida compañía se valió de una fuga de datos de 50 millones de usuarios de Facebook para impactar en distintas elecciones políticas, entre las que destaca la subida de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos ese mismo año. Pero, al contrario de lo que se afirmaba, y según publica la BBCsu actividad durante el Brexit no pasó “más allá de unas consultas realizadas en las primeras etapas”.

Desde el Comisionado aseguran que, en este caso, no se ha encontrado ninguna “infracción significativa” de las leyes de privacidad y protección de datos. Además, afirman que tampoco se han visto evidencias adicionales sobre la supuesta participación de Rusia en dicha campaña.

Tras el escándalo, la Comisión Federal de Comercio estadounidense (FTC) impuso una multa a Facebook por valor de 5,000 millones de dólares por no haber obtenido consentimiento expreso de sus usuarios para compartir sus datos. Asimismo, varios grupos a favor y en contra de la salida del Reino Unido también fueron sancionados por utilizar técnicas ilegales de marketing.

Una de las principales autoras de la investigación, Elizabeth Denham, compartió en una carta abierta la conclusión de que “existen vulnerabilidades en nuestros sistemas democráticos” y que necesitamos “una nueva comprensión sobre el uso de datos personales en el contexto político moderno”.

 

Artículo Tomado De: https://cio.com.mx/concluyen-que-cambridge-analytica-no-influencio-campana-del-brexit-en-2016/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

Sentiment Analysis of Facebook Users Reacting to Political Campaign Posts

Abstract

A recent trend in political campaign studies is the use of sentiment analysis to understand users’ decisions. The scandal of Facebook and Cambridge Analytics is an example of efforts to use social media platforms to impact citizens’ will. This research aims to answer the question: Did the Facebook reactions of users in Mexico reflect the outcomes of the elections and possibly also the users’ emotions toward the political candidates of the State of Mexico in 2017? To answer the research question, we analyzed data collected from 4,128 Facebook posts and their reactions. The available reactions for Facebook users are: like, love, haha, wow, sad, and angry. Doing so revealed some kind of mood from the users in the Facebook comments section and opinions of the local government campaign in the central State of Mexico. The elections studied took place in June 2017. Our findings show that the winning political party had more negative sentiment and fewer posts and users’ discussions of the candidates in Facebook comments sections than the political party with the largest positive sentiment. This party was unsuccessful in winning the elections.

 

References

  1. Kim Normann Andersen and Rony Medaglia. 2009. The use of Facebook in national election campaigns: Politics as usual? In Proceedings of the International Conference on Electronic Participation. Springer, Berlin, 101–111.Google Scholar
  2. Cenay Babaoglu and Elvettin Akman. 2018. Participation with social media: The case of Turkish metropolitan municipalities in Facebook. In Optimizing E-Participation Initiatives through Social Media. IGI Global, Hershey, PA, 77–102.Google Scholar
  3. Lázaro M Bacallao-Pino. 2016. Redes sociales, acción colectiva y elecciones: Los usos de Facebook por el movimiento estudiantil chileno durante la campaña electoral de 2013. Palab. Clave 19, 3 (2016), 810–837.Google Scholar
  4. Francis P. Barclay, Pichandy Chinnasamy, and Priyadarshni Pichandy. 2014. Political opinion expressed in social media and election outcomes—US presidential elections 2012. J. Media Commun. 1, 2 (2014), 15–22.Google Scholar
  5. Márton Bene. 2017. Go viral on the Facebook! Interactions between candidates and followers on Facebook during the Hungarian general election campaign of 2014. Inf. Commun. Soc. 20, 4 (2017), 513–529.Google Scholar
  6. Bruce Bimber. 1998. The internet and political transformation: Populism, community, and accelerated pluralism. Polity 31, 1 (1998), 133–160.Google ScholarCross Ref
  7. Bruce Bimber and Lauren Copeland. 2013. Digital media and traditional political participation over time in the US. J. Inf. Technol. Polit. 10, 2 (2013), 125–137.Google ScholarCross Ref
  8. Leticia Bode. 2012. Facebooking it to the polls: A study in online social networking and political behavior. J. Inf. Techno. Polit. 9, 4 (2012), 352–369.Google ScholarCross Ref
  9. Porismita Borah. 2016. Political Facebook use: Campaign strategies used in 2008 and 2012 presidential elections. J. Inf. Technol. Polit. 13, 4 (2016), 326–338.Google ScholarCross Ref
  10. Michael Bossetta, Anamaria Dutceac Segesten, and Hans-Jörg Trenz. 2018. Political participation on Facebook during Brexit. J. Lang. Polit. 17, 2 (2018), 173–194.Google Scholar
  11. Eva Campos-Domínguez and Política Neamp. 2017. Twitter and political communication. Prof. Inf. 26, 5 (2017), 785–794. DOI:https://doi.org/10.3145/epi.2017.sep.01Google Scholar
  12. Juliet E. Carlisle and Robert C. Patton. 2013. Is social media changing how we understand political engagement? An analysis of Facebook and the 2008 presidential election. Polit. Res. Q. 66, 4 (2013), 883–895. DOI:https://doi.org/10.1177/1065912913482758Google ScholarCross Ref
  13. Andrea Ceron, Luigi Curini, Stefano M. Iacus, and Giuseppe Porro. 2014. Every tweet counts? How sentiment analysis of social media can improve our knowledge of citizens’ political preferences with an application to Italy and France. New Media Soc. 16, 2 (2014), 340–358.Google ScholarCross Ref
  14. Amanda Chen Yuet Wei. 2012. Emoticons and the Non-verbal Communication: With Reference to Facebook. Ph.D. Dissertation. Christ University.Google Scholar
  15. Meredith Conroy, Jessica T. Feezell, and Mario Guerrero. 2012. Facebook and political engagement: A study of online political group membership and offline political engagement. Comput. Hum. Behav. 28, 5 (2012), 1535–1546.Google ScholarDigital Library
  16. Catherine Corrigall-Brown and Rima Wilkes. 2014. Media exposure and the engaged citizen: How the media shape political participation. Soc. Sci. J. 51, 3 (2014), 408–421. DOI:https://doi.org/10.1016/j.soscij.2014.03.009Google ScholarCross Ref
  17. Daniela V. Dimitrova and Dianne Bystrom. 2013. The effects of social media on political participation and candidate image evaluations in the 2012 Iowa Caucuses. Amer. Behav. Sci. 57, 11 (2013), 1568–1583.Google ScholarCross Ref
  18. Daniela V. Dimitrova, Adam Shehata, Jesper Strömbäck, and Lars W. Nord. 2014. The effects of digital media on political knowledge and participation in election campaigns: Evidence from panel data. Commun. Res. 41, 1 (2014), 95–118.Google ScholarCross Ref
  19. Robin Effing, Jos van Hillegersberg, and Theo Huibers. 2016. Social media indicator and local elections in the Netherlands: Towards a framework for evaluating the influence of Twitter, YouTube, and Facebook. In Social Media and Local Governments. Springer, Cham, 281–298.Google Scholar
  20. Paul Ekman. 1993. Facial expression and emotion. Amer. Psychol. 48, 4 (1993), 384.Google ScholarCross Ref
  21. Sandra González-Bailón, Rafael E. Banchs, and Andreas Kaltenbrunner. 2011. Emotions, public opinion and U.S. presidential approval rates: A 5 year analysis of online political discussions. Hum. Commun. Res. 38, 2 (2011), 121–143. Retrieved from http://papers.ssrn.com/abstract=1964623 http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract{_}id=1964623.Google Scholar
  22. Sandra González-Bailón, Javier Borge-Holthoefer, Alejandro Rivero, and Yamir Moreno. 2011. The dynamics of protest recruitment through an online network. Sci. Rep. 1 (2011), 197.Google Scholar
  23. Jacob Groshek and Karolina Koc-Michalska. 2017. Helping populism win? Social media use, filter bubbles, and support for populist presidential candidates in the 2016 US election campaign. Inf. Commun. Soc. 20, 9 (2017), 1389–1407.Google ScholarCross Ref
  24. Stevan Harnad. 2011. Politician 2.0 on Facebook: Information behavior and dissemination on social networking sites—Gaps and best-practice. Evaluation results of a novel eParticipation toolbox to let politicians engage with citizens online. JeDEM eJourn. eDemoc. Open Gov. 3 (2011), 33–41. Retrieved from http://www.jedem.org/article/view/78.Google ScholarCross Ref
  25. Raffael Heiss, Desiree Schmuck, and Jörg Matthes. 2019. What drives interaction in political actors’ Facebook posts? Profile and content predictors of user engagement and political actors’ reactions. Inf. Commun. Soc. 22, 10 (2019), 1497–1513.Google Scholar
  26. Carolyn M. Hendriks, Sonya Duus, and Selen A. Ercan. 2016. Performing politics on social media: The dramaturgy of an environmental controversy on Facebook. Envir. Polit. 25, 6 (2016), 1102–1125.Google Scholar
  27. Sounman Hong and Daniel Nadler. 2012. Which candidates do the public discuss online in an election campaign?: The use of social media by 2012 presidential candidates and its impact on candidate salience. Gov. Inf. Q. 29, 4 (2012), 455–461. Retrieved from http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0740624X12000895.Google ScholarCross Ref
  28. Michael B. Hudson, Sylis C. Nicolas, Molly E. Howser, Kristen E. Lipsett, Ian W. Robinson, Laura J. Pope, Abigail F. Hobby, and Denise R. Friedman. 2015. Examining how gender and emoticons influence Facebook jealousy. Cyberpsych. Behav. Soc. Netw. 18, 2 (2015), 87–92.Google ScholarCross Ref
  29. José María Infante. 2005. Elecciones en México: Restricciones, fraudes y conflictos. Confin. Relac. Int. y Cienc. Polít. 1, 2 (2005), 65–78. Retrieved from http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=63310205.Google Scholar
  30. Benjamin Krämer. 2017. Populist online practices: The function of the Internet in right-wing populism. Inf. Commun. Soc. 20, 9 (2017), 1293–1309.Google ScholarCross Ref
  31. Nina Lakhani. 2017. Mexico State Election Heads to Court amid Alleged Intimidation and Vote-buying. Retrieved from https://www.theguardian.com/world/2017/jun/05/mexico-state-election-court-alfredo-del-mazo-maza-delfina-gomez.Google Scholar
  32. Shao-Kang Lo. 2008. The nonverbal communication functions of emoticons in computer-mediated communication. CyberPsych. Behav. 11, 5 (2008), 595–597.Google ScholarCross Ref
  33. Chong Oh and Savan Kumar. 2017. How Trump won: The role of social media sentiment in political elections. In Proceedings of the Pacific Asia Conference on Information Systems (PACIS’17). 48.Google Scholar
  34. Robert Plutchik. 1965. What is an emotion? J. Psych. 61, 2 (1965), 295–303.Google Scholar
  35. Iván Puentes-Rivera, José Rúas-Araújo, and Borja Dapena-González. 2017. Candidatos en Facebook: Del texto a la imagen. Anál. Activ. Aten. Vis. Rev. Díg. 1, 3 (2017), 51–94.Google Scholar
  36. Scott P. Robertson, Ravi K. Vatrapu, and Richard Medina. 2009. The social life of social networks: Facebook linkage patterns in the 2008 U.S. presidential election. On 10th Annual International Conference on Digital Government Research: Social Networks: Making Connections between Citizens, Data 8 Government. Digital Government Society of North America, 6–15.Google Scholar
  37. Agnese Sampietro and Lidia Valera Ordaz. 2015. Emotional politics on Facebook. An exploratory study of Podemos’ discourse during the European election campaign 2014. RECERCA. Rev. Pensa. Anàl. 17 (2015), 61–83.Google Scholar
  38. Tal Samuel-Azran, Moran Yarchi, and Gadi Wolfsfeld. 2017. Engagement and likeability of negative messages on Facebook during Israel’s 2013 elections. J. Soc. Media Soc. 6, 1 (2017), 42–68. Retrieved from http://thejsms.org/index.php/TSMRI/article/view/231.Google Scholar
  39. Barbara Schroter. 2010. Clientelismo politico: Existe el fantasma y como se viste? Rev. Mex. Sociol. 72, 1 (2010), 141–175.Google Scholar
  40. Michele Settanni and Davide Marengo. 2015. Sharing feelings online: Studying emotional well-being via automated text analysis of Facebook posts. Front. Psych. 6 (2015), 1045.Google Scholar
  41. Sebastian Stier, Lisa Posch, Arnim Bleier, and Markus Strohmaier. 2017. When populists become popular: Comparing Facebook use by the right-wing movement Pegida and German political parties. Inf. Commun. Soc. 20, 9 (2017), 1365–1388.Google Scholar
  42. Gary Tang and Francis L. F. Lee. 2013. Facebook use and political participation: The impact of exposure to shared political information, connections with public political actors, and network structural heterogeneity. Soc. Sci. Comput. Rev. 31, 6 (2013), 763–773.Google ScholarDigital Library
  43. Ye Tian, Thiago Galery, Giulio Dulcinati, Emilia Molimpakis, and Chao Sun. 2017. Facebook sentiment: Reactions and emojis. In Proceedings of the 5th International Workshop on Natural Language Processing for Social Media. Association for Computational Linguistics, 11–16.Google Scholar
  44. Terri L. Towner. 2012. Campaigns and elections in a web 2.0 world: Uses, effects, and implications for democracy. In Web 2.0 Technologies and Democratic Governance. Springer, New York, NY, 185–199.Google Scholar
  45. Andranik Tumasjan, To Sprenger, Pg Sandner, and Im Welpe. 2010. Predicting elections with Twitter: What 140 characters reveal about political sentiment. In Proceedings of the 4th International AAAI Conference on Weblogs Social Media. Association for the Advancement of Artificial Intelligence, Washington, DC, 178–185. DOI:https://doi.org/10.1074/jbc.M501708200Google Scholar
  46. Andranik Tumasjan, Timm Oliver Sprenger, Philipp G. Sandner, and Isabell M. Welpe. 2010. Predicting elections with Twitter: What 140 characters reveal about political sentiment. In Proceedings of the 4th International AAAI Conference on Weblogs and Social Media 10, 1 (2010), 178–185.Google Scholar
  47. Geetika Vashisht and Sangharsh Thakur. 2014. Facebook as a corpus for emoticons-based sentiment analysis. Int. J. Emerg. Tech. Adv. Eng. 4 (2014), 904–908.Google Scholar
  48. Tapio Vepsäläinen, Hongxiu Li, and Reima Suomi. 2017. Facebook likes and public opinion: Predicting the 2015 Finnish parliamentary elections. Gov. Inf. Quart. 34, 3 (2017), 524–532.Google ScholarCross Ref
  49. Jessica Vitak, Paul Zube, Andrew Smock, Caleb T. Carr, Nicole Ellison, and Cliff Lampe. 2011. It’s complicated: Facebook users’ political participation in the 2008 election. CyberPsych. Behav. Soc. Netw. 14, 3 (2011), 107–114.

 

Artículo Tomado De: https://dl.acm.org/doi/10.1145/3382735

Citizen Engagement and Social Media: The Case of Mexican Presidential Candidacies

Abstract

Social media has transformed election campaigns around the world. While it is difficult to determine to what extent social media influence voters’ decisions, there is no doubt that social media platforms impact on candidate advertising and public debate during elections. This research, the methodological formulation of which is based on a case study, seeks to investigate the use of social media during political campaigns to collect signatures of support. In the elections of 2018, aspiring candidates for presidential election required a certain number of signatures of support in order to register as official candidates. We collected social media data on a weekly basis from the Twitter, Facebook, and YouTube accounts of seven candidates and contrasted this data with the number of signatures validated by the electoral authority. We found no relationship between the level of support received and the use of social media in the case of any of the candidates. However, we observed candidates who did achieve the required number of signatures and who did receive official presidential candidate status as a result of their high level of visibility. This research contributes methodologically to the current literature and provides empirical evidence regarding independent candidates in Mexico.

 

Introduction

Social media have been used as low-cost communication channels by various social, public and private organizations to communicate with citizens, customers and/or voters. In this regard, there is diverse scientific evidence that describes the processes and results obtained through the use of social media. This evidence spans a period which begins with the first social mobilizations and ends with their impact on electoral campaigns and the measurement of the level of commitment shown by politicians and institutions.

In Web 2.0, political parties have found a wide range of communicative possibilities via Twitter, Facebook, YouTube, and Instagram. Additionally, other social media have been increasingly used as platforms for the engagement of citizen support in election campaigns (Babaoglu, & Akman, 2018).

There are many examples of the use of social media as a powerful tool for politics, social movements and elections. This happens when technology is combined with the physical coexistence between communities and individuals. This generates digital and social capital through the cooperation or complementation of meanings which the different actors develop (Ruelas, 2016).

Independent candidates in Mexico have a long history of consolidation (Olivos, 2018). Until 2015, citizens could not stand as independent candidates for election at the local level of government without the backing of a political party (Cárdenas, 2015). At this level of government, only six independent candidates were elected and, at the state level, one of them was elected governor of the state of Nuevo León. However, the conditions for competition are extremely unequal. In the words of Lagunes and Arellanes (2016):

The electoral reforms of 2012 (article 35), 2013 (article 116) and 2014 (article 41) prevent independent candidates from competing on an equal footing with political parties. The legal locks strategically placed by the Federal and State Legislatures violate the principle of equity that should normally be applied to electoral processes. The independents have less financing than the traditional parties, scarce access to radio and television time, and in order to stand for election they, require a large number of signatures from voters. (p. 71)

This was the prevailing status quo for independent candidates in Mexico during the 2018 presidential elections. In the scarce research on this subject in Mexico, researchers point out that this new political position has not increased citizen participation (Lagunes and Arellanes, 2016). Nor has the use of new technologies such as the Internet served to promote critical thinking in terms of elections (Cárdenas, 2015). However, it is certainly indicative of progress in Mexico as it opens the door to a greater level of equality between citizens and their authorities (Olivos, 2018).

Independent candidates for national presidential election were a novelty in the 2018 election campaign. Never before had a citizen been able to run for President of the Republic without the backing of a political party. However, the gradual loss of legitimacy of previous Mexican presidents, as well as the decomposition of the Mexican political system have resulted in the overarching protagonism of the political parties (partidocracy). This generated enough discomfort to promote the legal changes that would allow for independent presidential candidates in Mexico.

 

Artículo Tomado De: https://www.igi-global.com/gateway/article/251891

Ranking de Portales Estatales de Transparencia 2020

El gran desafío para impulsar el Gobierno Abierto (GA) en México después del COVID-19 sera monumental. La tarea de abrir los datos gubernamentales relacionados con la pandemia, mantener la privacidad e intimidad de las personas para controlar la expansión del virus e impulsar el uso de tecnología para vigilar a las personas con síntomas o sin ellos, son temas fundamentales que forman parte del acceso a la información, los datos abiertos y buenas prácticas de colaboración, participación ciudadana y uso de tecnologías de información y comunicación.

Cuando se hizo la recolección de datos para esta investigación – Febrero – no se conocía el impacto del nuevo coronavirus ni de sus efectos en México. Por lo tanto, este estudio reporta la última versión de los portales estatales de transparencia antes de la pandemia.

Como cada año que se ha publicado este ranking desde el 2006, el reporte en extenso, la metodología y las bases de datos se pueden descargar libremente desde el sitio web https://rodrigosandoval.mx/gobierno-abierto/. Este estudio apoya la ciencia abierta y el acceso libre.

La Metodología

El modelo teórico usado para la investigación se desarrolló en el 2014, el cual permite hacer consistente la evaluación anual a la fecha y se basa en cinco componentes:

1. Arreglos Institucionales

2. Datos Abiertos

3. Colaboración Vertical

4. Coproducción o Colaboración Horizontal

5. Interfase

El cuestionario usado no se ha modificado y contiene 63 reactivos. La visita a los portales electrónicos se realizó durante febrero del 2020, en un lapso de tiempo entre los 20 y 40 minutos por cada portal. El paso previo fue validar las direcciones URL (Localizador de Recursos Uniforme) de cada uno de los portales verificando que fuera el sitio web oficial para el cumplimiento de obligaciones de transparencia. Una vez concluída la recolección de los datos la captura se validó por dos personas antes de proceder a su análisis.

Es preciso aclarar que en este año el portal de transparencia del estado de Sinaloa no estuvo disponible para su evaluación durante el mes de febrero y hasta el 03 de Marzo que se hizo el último intento para evaluarlo. Si bien mostraba su página hogar (index) no se podía acceder a ninguna de las páginas. Por lo que en este caso solo se valoraron 31 estados y se pierde la continuidad del análisis para esta entidad así como su ubicación en el ranking este año.

En la fase de análisis de los datos se ponderaron los componentes estadísticamente para que tuvieran el mismo peso, se sumaron los datos, se multiplicaron por cien y se ordenaron de mayor a menor. Además se continúa presentando la gráfica de semáforo, donde el verde representa el máximo nivel de desarrollo, el amarillo indica que está en proceso y el rojo muestra el nivel más bajo, buscando así destacar visualmente las áreas de oportunidad más urgentes.

URL´s de los Portales Electrónicos de Transparencia

Aguascalientes: http://www.aguascalientes.gob.mx/transparencia/

Baja California: http://www.transparenciabc.gob.mx/

Baja California Sur: http://www.bcs.gob.mx/transparencia/informacion

Campeche: http://www.transparencia.campeche.gob.mx/

Chiapas: http://www.chiapas.gob.mx/transparencia

Chihuahua: http://transparencia.chihuahua.gob.mx/

Ciudad de México: http://www.transparencia.cdmx.gob.mx/

Coahuila: http://coahuila.gob.mx/

Colima: http://www.colima-estado.gob.mx/transparencia/

Durango: http://transparencia.durango.gob.mx/

Estado de México: http://edomex.gob.mx/transparencia

Guanajuato: https://transparencia.guanajuato.gob.mx/

Guerrero: http://transparencia.guerrero.gob.mx/

Hidalgo: http://transparencia.hidalgo.gob.mx/

Jalisco: http://www.jalisco.gob.mx/es/transparencia

Michoacán: http://laip.michoacan.gob.mx/

Morelos: http://morelos.gob.mx/#transparencia

Nayarit: https://transparencia.nayarit.gob.mx/

Nuevo León: http://transparencia.nl.gob.mx/site/bienvenida

Oaxaca: https://www.oaxaca.gob.mx/transparencia/

Puebla: http://transparencia.puebla.gob.mx/

Querétaro: http://www.queretaro.gob.mx/spf/mainTransparencia.aspx

Quintana Roo: https://www.quintanaroo.gob.mx/transparencia

San Luis Potosí: http://transparencia.slp.gob.mx/

Sinaloa: http://transparencia.sinaloa.gob.mx/

Sonora: http://transparencia.sonora.gob.mx/

Tabasco: https://transparencia.tabasco.gob.mx/

Tamaulipas: http://transparencia.tamaulipas.gob.mx/

Tlaxcala: https://transparencia.tlaxcala.gob.mx/

Veracruz: http://www.veracruz.gob.mx/transparencia/

Yucatán: http://transparencia.yucatan.gob.mx/

Zacatecas: http://transparencia.zacatecas.gob.mx/

Hallazgos

El estado de Zacatecas repite por segundo año consecutivo en la primera posición del ranking. Además aumenta su puntaje hasta lograr 79 puntos, cuando el año anterior obtuvo 70.61. Muy por debajo queda en segundo lugar el estado de Sonora obteniendo 59.8 puntos y en tercera posición Oaxaca con 53.4.

De igual forma, repite Campeche como el estado en la última posición del ranking, aunque subiendo ligeramente su puntaje con 10.47 puntos en comparación con los 9.69 de 2019; sin embargo, representa una diferencia de más de sesenta puntos entre la primera y última posición. Por otro lado, destaca que Ciudad de México (29.3), Guerrero (25.21) y Morelos (29.7) aparecen en las últimas posiciones del ranking.

El promedio general alcanzado fue de 41.7 lo que representa una caída de 2.49 puntos en comparación con el promedio del 2019 (44.19). 21 estados (67.8%) estuvieron por arriba del promedio; en cambio, diez estados (32.2%) quedaron por debajo de la media.

Por vez primera en el ranking, dos entidades lograron mantener su posición sin cambios de un año a otro: Zacatecas y Quintana Roo. Las entidades que perdieron posiciones en el ranking en comparación con 2019 fueron: Guerrero (-21) Chihuahua (-12). En cambio, los estados que ganaron lugares fueron: Colima (+21) Michoacán (+16) Coahuila (+12) Oaxaca (+12) Veracruz (+10). Destacando Colima que llega a la quinta posición del ranking cuando en el 2019 estaba en la posición 26.

 

Analizando por Componentes

Los componentes del ranking muestran un mejor resultado este 2020 comparado con 2019. Por ejemplo, el componente de disposiciones legales aumentó su promedio general, al pasar de 51.56 (2019) a 69.06 (2020) un aumento de 17.5 puntos el mayor incremento que ha tenido en los últimos años. En este sentido, 21 entidades estuvieron por arriba del promedio (70.2%) comparación con los nueve estados que quedaron por debajo de la media. Destacan Colima y San Luis Potosí como los campeones de cumplimiento en disposiciones legales; contrasta con los últimos lugares como Ciudad de México, Guanajuato, Morelos y Guerrero además de Campeche que no obtuvo un solo punto en este componente.

La evaluación del componente de datos abiertos, había tenido un aumento consistente en el 2018 (38.8) al 2019 (49.38), pero en este año el promedio tiene una marcada caída de 8.18 puntos para alcanzar 41.25. Zacatecas es la entidad que alcanza el mayor puntaje en este componente (72). El 58% de los estados (18) quedan por arriba del promedio; trece estados (41%) queda muy por debajo y los estados más rezagados fueron: Nayarit (20), Campeche (16) y Guerrero (12).

El componente de colaboración vertical logra un promedio de 30.80 puntos. Una abrupta caída de 15.18 puntos en comparación con 2019 (45.98). Solo once entidades se colocaron por arriba de la media (35%) y veinte estados (65%) por debajo. Los que obtienen altos puntajes son: Zacatecas (71.4), Sonora (71.4), Durango (57.1) y Coahuila (57.1). En cambio, Campeche y Morelos carecen de puntos en este componente, y los más rezagados con 14.29 puntos fueron: Nuevo Leon, Baja California Norte, Tamaulipas, Ciudad de México y Nayarit.

El componente de colaboración horizontal se desploma al perder 11.87 puntos entre un año y otro, es decir la mitad de su valor. Al pasar de 23.75 en el 2019 a un promedio 11.87 puntos en el 2020. Sobra decir que las variables que mide este componente son la participación ciudadana y el uso de las redes sociales para impulsar la interacción ciudadano-gobierno.

En este componente nueve estados (29.1) se mantienen por arriba del promedio, una amplia caída por que en el 2019 fueron 17 entidades y 22 estados quedan por debajo; lo más grave es que catorce estados (45%) no presentaron ningún puntaje y la diferencia con Zacatecas (80), que fue el primer lugar es el doble de puntos comparado con el segundo lugar: Oaxaca (40). Esto demuestra un cambio importante ya que los datos apuntan a una pérdida de interés y de voluntad política por impulsar la participación ciudadana.

El último componente de interfaz mide las acciones que se realizan para mejorar la visualización del portal y la interacción humano-máquina. El promedio refleja un aumento sostenido los últimos años, al alcanzar 55.96 puntos, cuando en el 2019 fue de 50.28 y de 41.47 (2018). Quince estados se sitúan por arriba de la media (48.3%) y 16 estados por debajo (51.6%). Los estados con mayor puntaje fueron Zacatecas, Michoacán, Jalisco, Oaxaca. con 72.7 puntos. Las entidades más rezagadas con 36.3 puntos fueron: Veracruz y Campeche.

 

HALLAZGOS DEL SEMÁFORO 2020

La expresión gráfica de los resultados a través de un semáforo permite obtener otra mirada de la investigación. El primer hallazgo es que el único estado en verde es Zacatecas. Veinte estados se encuentran marcados con color rojo (64.5%) y apenas diez estados (32%) con color amarillo.

En este ranking los colores confirman gran parte de los resultados que se han comentado en los componentes. Por ejemplo, el único componente que se observa con bastantes estados en color verde se trata de disposiciones legales – arreglos institucionales – en cambio los componentes de colaboración (horizontal y vertical) muestra claramente colores rojos.

En cambio, el componente de datos abiertos se encuentra con colores amarillos en gran parte de las entidades. Algo muy similar puede apreciarse con el componente de interfaz. Sin embargo, a nivel general el estudio revela que los estados se encuentran en zona roja en casi todas las variables, excepto disposiciones legales e interfaz.

 

Conclusiones

El Ranking de portales estatales de transparencia (RPET) 2020 confirma lo que experimentamos los mexicanos con la pandemia: los datos gubernamentales siguen cerrados. El gobierno abierto no ha avanzado. Sí bien los estados cumplen con las leyes – componente disposiciones legales – y lo hacen a través de una interfase sencilla y amigable – componente interfaz – el objetivo de su portal no se cumple.

El estudio de este año presenta evidencia de que los portales estatales de transparencia se han olvidado de la participación ciudadana, de las formas de impulsar interacciones entre los datos gubernamentales y los ciudadanos, así como de las redes sociales para compartir y difundir los datos abiertos.

En momentos donde la apertura gubernamental es más urgente que nunca para fortalecer la confianza e impulsar la legitimidad, la sombra de la opacidad se cierne cada vez más en los datos gubernamentales, la privacidad de la información y nuestros datos personales.

Espero que estos hallazgos ayuden a la reflexión y apoyen la discusión para promover un gobierno abierto tan necesario y urgente como lo es para nuestro México.

Agradecimientos

Desde el 2006 qué se publica este reporte primero en Política Digital y posteriormente en U-gob; esta investigación ha sido financiada sólo por su autor para garantizar su imparcialidad y permanencia no ha recibido patrocinios públicos ni privados de ningún tipo. Este estudio contó con la invaluable colaboración de Lizbeth Valle, Vanessa Sanchez Sánchez, Eduardo Herrera y Josué E. Vega Hernández.

Rodrigo Sandoval Almazán

rsandovala@uamex.mx

Es Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México. Maestro y Doctor en Administración de Empresas por el ITESM Campus Ciudad de México (2006). Es investigador Nacional nivel 2 avalado por el CONACYT desde el 2010. Fue coordinador del Proyecto Internacional Educación Transnacional para el Gobierno Abierto 2016-2018 Financiado por ERASMUS de la comunidad Europea. Es evaluador de portales de gobierno estatal y portales de transparencia desde 2006. Es miembro de la Academia Mexicana de Ciencia y líder de la Red de Tecnologías de información para la Transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana en el gobierno de la UAEMEX, en conjunto con la Universidad de Albany Nueva York, el CIDE y la UDLAP. Recientemente ha publicado en coautoria los libros: “Avances y Retos del Gobierno Electrónico en México” y Hacia el gobierno digital en México: Conceptos y Experiencias (IAPEM). Sus intereses de investigación incluyen: Inteligencia Artificial en el Gobierno, redes sociales en el gobierno; medición de gobierno abierto y medición de gobierno electrónico.

 

Artículo Tomado De: https://www.ragamx.org/post/ranking-de-portales-de-transparencia-estatal-2020

REPORTE ANUAL DEL RANKING DE PORTALES ESTATALES DE TRANSPARENCIA 2020

Dr. Rodrigo Sandoval Almazán
Profesor investigador, Universidad Autónoma de Estado de México, Miembro de la RAGA MX

El grado de avance en la implementación del Gobierno Abierto (GA) debe medirse constantemente. Una de las formas de hacerlo a través de la tecnología de portales web, donde se exponen los datos abiertos, los cambios legales de transparencia y las formas de participación ciudadana, todos ellos practicas centrales para lograr la aspiración de un Estado Abierto.

El reporte de investigación contiene dos grandes secciones: una primera parte describe los resultados del ranking 2020, e incluye esta introducción y la metodología del estudio anual. La segunda parte, reporta los resultados longitudinales durante los años 2015 al 2020 a partir de la posición en el ranking, por promedio y componente. Finalmente, en la última sección se comentan las conclusiones generales y apuntar los futuros del gobierno abierto para México.

 

Artículo Tomado De: https://www.ragamx.org/rodrigo-sandoval-almazán

Portales municipales en México, una evaluación 2006

Con base en un modelo de medición internacional, se seleccionaron 78 municipios mexicanos que tienen página Web y más de 75 mil habitantes. Aquí se presentan los resultados de los 15 municipios mejor calificados

La evolución de la tecnología ha llevado a los gobiernos a acercarse más a los ciudadanos. Sin embargo, para el mejor aprovechamiento del dinero público en la construcción de páginas Web, portales de gobierno y sitios de pago, es necesario que sean evaluados constantemente por los ciudadanos.

Esta investigación tuvo por objetivo medir los portales municipales de los países hispanoamericanos.

Los resultados que se presentan en este artículo corresponden solamente al caso mexicano, y están basados en la misma metodología que se empleó para el estudio regional.

Este trabajo surgió por una iniciativa del Instituto Empresa de España, que junto con las compañías Software AG y Alianza Sumaq, impulsaron este estudio municipal en países como España, Brasil, Argentina, Colombia, Venezuela, México y Costa Rica, entre otros. La Escuela de Graduados en Administración Pública y Políticas Públicas (EGAP) del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) es parte de este esfuerzo a través de la Cátedra Software AG-Alianza Sumaq en Gobierno Electrónico.

El Consejo Editorial y el ranking de portales estatales .gob

A partir de esta edición, la revista que tiene en sus manos cuenta con un Consejo Editorial. Se trata de un selecto grupo de expertos que le recomendarán a Política Digital abordar contenidos que, en su opinión, son relevantes. A los siete integrantes de este flamante Consejo les agradezco, de todo corazón, el haber aceptado hacer este trabajo por el puro de gusto de hacerlo.

¿Quiénes son los siete? Lina Ornelas, quien trabaja en el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI); Alejandro Barros, consultor independiente; Rodrigo Gallegos, investigador en el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO); Rafael Martínez Puón, encargado del Servicio Profesional de Carrera en el Instituto Federal Electoral, académico y Director de la revista Buen Gobierno; Mauricio Merino, Investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE); Alejandro Pisanty, académico; y Rodrigo Sandoval, Investigador de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Internet en comunidades… ¿reduce la brecha digital?

resentamos los resultados del estudio exploratorio realizado por el Tec de Monterrey y el ITAM durante 2005 en los Centros Comunitarios de Aprendizaje (CCAs) a cargo de la Secretaría de Desarrollo Social

A inicios del gobierno del presidente Vicente Fox se planteó la iniciativa de llevar el Internet a 10 mil comunidades del país. El proyecto fue avalado por diversos patrocinadores y ha evolucionado hasta convertirse en el programa e-México. Los Centros Comunitarios de Aprendizaje (CCAs) forman parte de esta iniciativa que, entre otros objetivos, pretende reducir la brecha digital, entendida ésta como el acceso desigual a información que impulse el desarrollo humano y su nivel de vida.

En el estudio analizamos si estos centros –con acceso a Internet y localizados en comunidades marginadas– producían algún impacto para disminuir la brecha digital. Nuestra investigación se realizó el año pasado en CCAs ubicados en el Estado de México, por tener municipios en extrema pobreza y mayor población.

El estudio académico completo se presentará en la Americas Conference in Information Systems en agosto próximo y podrá ser consultarse en www.isworld.org/e-library.

Portfolio Items