Entradas

La era de la post-información

Con cierta regularidad se publica el ranking de los medios masivos tradicionales como la televisión, la radio o los periódicos. Por su lado, cada medio suele tener alguna encuestadora para, casi simultáneamente, tratar de explicar que han crecido, que siguen teniendo un impacto importante enla difusión de noticias y en la formación de la opinión pública. Lo cierto es que estos medios están sufriendo una transformación que está resultando realmente drástica.

Por citar algunos ejemplos, la empresa Comscore (dedicada al estudio de las audiencias de marketing), en su publicación de mayo pasado, sitúa entre otros, al grupo Televisa con cerca de 30millones de visitantes en su sitio web, al grupo Milenio con 22 millones y a El Universal con 21millones. Estas cifras no incluyen la web de Google, Facebook o Microsoft. Estos medios se caracterizan por su capacidad para migrar de la emisión de información genérica -para todo el público sin distinción- a la distribución de información para cada uno de sus variados públicos, cada vez más variados. De esta forma, han sido capaces de mantener su prestigio.

Internet ha cambiado radicalmente la transmisión de información. Su presencia convirtió a los emisores de datos (de todo tipo) en fuentes interesantes de comunicación bi-direccional y los medios que no supieron adaptarse a la modernidad perdieron suscriptores y lectores en general. La población más joven, por ejemplo, difícilmente se acerca a los periódicos impresos. Vale la pena preguntarnos

¿cuándo fue la última ocasión que leímos un periódico impreso de principio a fin? Sin duda, los medios que no se adaptaron corren el riesgo de volverse francamente obsoletos.

La transmisión digital de la información le ha dado nueva vida. Supera cualquier restricción de ubicación geográfica y de emisión. Todos podemos publicar, exponer nuestras opiniones sobre las publicaciones de otros y compartir toda la información que encontremos en la red. Donde quiera que estemos, en cualquier momento, la publicación que hemos manifestado que nos gusta, nos llegará.Por supuesto, publicidad incluida, de acuerdo con nuestro interés comercial, debidamente registrado por nuestra actividad en Internet.

El fenómeno de individualización de la información -sumado a nuestro interés (necesidad) de mantenernos informados- genera el riesgo de la infoxicación. Lo que nos interesa está llegando a nosotros, sin buscarlo. La información se discrimina a sí misma. A esta situación Negroponte la ha denominado “era de la post-información”.

Hoy los medios masivos tienen un ultimátum: adaptarse a la era de la post-información o morir.Mientras tanto, los usuarios debemos reflexionar sobre un problema mayor: el like le está ganando la batalla al think. Corremos el riesgo de evadir la reflexión sobre la información que recibimos y guiarnos más por algún iluminado que –aprovechándose del conocimiento que tiene de nuestras preferencias- manipule nuestros sentimientos para imponer su marca comercial… o su tendencia política.

Finalmente, en esta era de la post-información y la individualización que genera Internet estamos entrando en la política del “clic”, es decir, cada medio de comunicación digital está compitiendo por obtener más “clic” para sus publicaciones. Lo más sorprendente de todo es que, según AntoniGutiérrez-Rubí en su libro “Gestionar las emociones políticas”, un sitio web cuenta con 4 segundos para atraer la atención de una persona hacia un artículo.

Humanismo tecnológico

Hace unos días, navegando por Internet, me topé con un tema que me parece apasionante, pero poco revisado y discutido en nuestro país. Me refiero al humanismo tecnológico. Según la estadística digital en el reporte que hace We Are Social, en México existen actualmente 114.3 millones de usuarios de telefonía móvil, el 89% de la población total; 89 millones de personas son usuarios deInternet y una cantidad similar son usuarios activos de redes sociales. Por si fuera poco, en México, un usuario destina 8 horas y 21 minutos, diariamente, para navegar en la red y los sitios más visitados son Google, Facebook y YouTube.

Con el uso masivo de las tecnologías de la información y la comunicación estamos atrapados en el hecho de que algoritmos biométricos interpretan nuestros sentimientos y aprenden de nuestras emociones y están sustituyendo nuestra capacidad de decisión. Imaginemos un ejemplo… si cada vez que vemos una película en Netflix pudieran colocarnos un sensor biométrico para que, a través de nuestro pulso y de nuestras ondas electromagnéticas cerebrales, descubrieran qué escenas y qué tipo de emoción nos causa, serían capaces de producir películas casi acordes con los sentimientos que nosotros quisiéramos tener en ese momento.

Esta capacidad de analizar nuestras preferencias y registrar nuestros intereses empieza a suceder cuando en una red social expresamos nuestro sentimiento con algún Emoji o un like a una publicación o comentario. El machine learning genera un algoritmo que se adecua a cada persona y establece un perfil.

Cabe reflexionar si los datos que recaba el algoritmo -que por cierto tiene un gran poder de persuasión, para la compra de productos o con fines políticos, por ejemplo- tienen un dueño y, en todo caso, ¿quién es el dueño de esa información? Tal vez el usuario, sin proponérselo ha proporcionado sus datos, pero nunca ha advertido que cuando acepta las cookies, en cualquier página, está también dando su autorización para que sean explotados por diversas marcas comerciales que lucran con ellos para vender publicidad.

Es entonces cuando las grandes corporaciones que poseen nuestra información, incrementan su poder de persuasión también en el ámbito social y político, porque la utilizan para neutralizar la decisión natural del ciudadano y lo inclinan hacia las decisiones que les conviene que tomen. Una corporación que ha recabado los datos e información de los electores, los puede manipular a favor o en contra de un candidato, un partido político o un tema público, dependiendo de los recursos del que paga.

José María Lassalle nos advierte de la amenaza que representa para las democracias liberales occidentales la deshumanización de la vida democrática. Esta es la razón principal por la que es necesario abrir el debate público sobre la libertad y la equidad en torno a la protección jurídica que todo ser humano debe tener para respetar su dignidad frente a las vulnerabilidades a las que se expone en un espacio digital que, hasta el momento, se ha desarrollado sin reglas ni derechos.

La pregunta es ¿hasta dónde la revolución tecnológica que estamos viviendo puede utilizar los datos recabados para manipular y restringir la libertad de pensar y de elegir de cada ser humano? Así pues, el humanismo tecnológico debe impulsar un pacto de equidad entre las personas y la técnica. Me refiero a un humanismo que refuerce el sentido ético como herramienta educativa que respete la capacidad creativa de la humanidad para dar sentido al uso de las máquinas.

Sin duda, es imperante digitalizar a Protágoras y proclamar, en el ciberespacio, que el ser humano es la medida de todas las cosas y, por qué no, también digitalizar a Kant y defender que la persona es, tecnológicamente, un fin en sí mismo.

Portfolio Items