Entradas

Licencias Digitales

¿Qué es la licencia digital?

La licencia digital, es el documento que acredita a un conductor para la operación de vehículos automotores en sus diferentes modalidades en el Estado conforme los artículos 3 fracción X, y 33 fracción I de la Ley de Tránsito y Vialidad para el Estado de Oaxaca, en representación digital, es decir un archivo electrónico que podrá ser descargado desde el dispositivo móvil del titular a través de una aplicación.

El portal de Solicitud de Trámite de Licencia Digital es el esfuerzo de la Secretaría de Movilidad por facilitar y acercar este trámite a la ciudadanía, el cual le permitirá desde la comodidad de su hogar solicitar la reposición o renovación de su licencia de conducir desde internet.

Con los servicios digitales:

Podrás realizar:

  • Renovación de tipos de licencia A (Motociclista) y B (Automovilista).
  • Cambios de tipo de licencia C destinada únicamente a vehículos de servicio público de transporte de pasajeros, a tipo de licencia B de automovilista destinada únicamente para conducción de autos particulares, con base en el Artículo 384, Fracción III del Reglamento de la Ley de Movilidad para el estado de Oaxaca.
  • Reposición de todos los tipos de licencia de conducir.
  • Activación de tu licencia de conducir actual como licencia digital sin costo descargando la aplicación SEMOVI OAXACA – Emisión de Licencias Digital desde Google Play.

¿Aún no sabes qué concepto pagar?

Podrás revisar la guía “¿cómo pagar mi línea de captura?” donde te mostramos paso a paso cómo tendrías que realizar el pago en el portal de la Secretaría de Finanzas, ya sea para tu trámite de renovación, o tu trámite de reposición.

¿Necesitas ayuda acerca de cómo usar el portal?

Podrá comunicarse a nuestra mesa de ayuda donde con gusto podremos apoyarlo en todas las dudas referentes a realizar el trámite correspondiente de su licencia de conducir digital, o bien, si usted ya cuenta con su licencia de conducir plástica o digital, a activar en la aplicación que podrá descargar desde Google Play.

Teléfonos de mesa de ayuda

  • 55-8995-3023
  • 55-8995-3022

 

Artículo Tomado De: https://licdigitales.oaxaca.gob.mx/Tramites/default.aspx

¿En qué áreas de la Inteligencia Artificial se debe centrar el gobierno?

El empleo adecuado de Inteligencia Artificial en el gobierno optimiza y dinamiza el funcionamiento del sector público.

El uso de Tecnología Inteligente (TI), en particular de la Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC) en el sector público se extiende cada vez más en todo el mundo. Si bien las empresas privadas son las instancias que más utilizan TI de todo tipo, los gobiernos no han dejado de emplearla para optimizar sus servicios.

Refirámonos en particular al tema del uso de Inteligencia Artificial (IA) en el sector público para conocer las distintas formas en que IA interviene y beneficia su operatividad.

KEY INSIGTHS

  • La IA en el sector público mejora los servicios y trámites que el gobierno ofrece a los ciudadanos.
  • Los ejes de uso de IA en el gobierno son: gestión de datos, ciberseguridad y análisis.
  • Por medio de chatbots el sector público puede optimizar significativamente su funcionamiento.

Ejes de funcionamiento de IA en el gobierno

El objetivo de utilizar IA en el sector público es mejorar los servicios, trámites e información que este ofrece a la ciudadanía; según el Massachusetts Institute of Technology son tres los ejes que deben regir la aplicación de IA en los gobiernos: una buena gestión de datos, lo que implica un acopio adecuado de información para su posterior procesamiento; ciberseguridad en el almacenamiento de información, es decir, garantía de que los datos que se obtienen de los ciudadanos y otras instancias no será utilizada con fines ilegales y maliciosos; y funciones de análisis, es decir, empleo de programas de análisis para procesar automáticamente los datos que se acopian.

 

Estas tres vertientes son, según el Massachusetts Institute of Technology las coordenadas por las que un gobierno debe de guiarse a la hora de usar IA, con el fin de robustecer y asegurar los procesos basados en esta tecnología; lo anterior lo podemos resumir como el uso inteligente y seguro de los datos que transitan en los dispositivos de una instancia del sector público, datos que tienen que procesarse de manera eficiente y conservarse de manera segura, ya que es en el universo de la información donde más opera el sector público y donde más puede aportar la IA.

Revisemos ahora algunas de las variantes más importantes de IA (hay más) que más se utilizan en el sector público.

Chat bots

Los chatbots –máquinas automatizadas que emiten información escrita o de audio, o que dialogan e interactúan con usuarios– pueden tener distintos usos en los servicios públicos: ofrecer información sobre ubicación y horarios de oficinas, lugares turísticos, sistemas de transporte, requisitos para efectuar trámites, procedimientos para obtener documentos, comunicación de alertas, traducción de idiomas, esto con chatbots que sólo envían mensajes escritos u orales o que dialogan con los solicitantes de manera sofisticada.

Los chatbots gubernamentales –como sucede en Singapur, Londres y otras ciudades– pueden utilizan chatbots en Facebook para brindar información diversa, como entradas y salidas de autobuses, rutas y mapas de carreteras e información de servicios; de igual modo gobiernos como el de Nueva York usan Watson de IBM para a través de un chatbot contestar preguntas y dudas de los ciudadanos sobre distintos asuntos; por su parte, el gobierno de Dubay lanzó un chatbot para recibir quejas sobre el suministro de agua y luz, que los ciudadanos pueden bajar como una aplicación en Android y Apple, así como usar por medio del asistente Alexa de Amazon.

Big Data Machine Learnig y Analytics

La enorme cantidad de datos tecnológicos que fluyen en los ámbitos de la administración pública y la necesidad de procesarlos de manera adecuada requieren de TI.

Para ello, tecnologías derivadas de la IA como Big Data, Machine Learning y Analytics permiten obtener volúmenes inmensos de datos estructurados o no estructurados (Big Data), detectar patrones y modelos de estos datos a partir de algoritmos creados para, por ejemplo, clasificar a los usuarios, conocer sus necesidades, problemas, peticiones y carencias para brindarles un mejor servicio (Machine Learning).

A la vez, es posible analizar la información obtenida para estar en condiciones de prever tendencias y situaciones futuras relacionadas con la administración púbica, el comportamiento y las necesidades de los ciudadanos y la creación de nuevas estrategias tecnológicas, todo ello para adelantarse a los hechos y elaborar planes y proyectos convenientes que beneficien, optimicen y dinamicen la administración pública (Analitycs).

Subrayemos por último el papel central que debe tener la ciberseguridad en el uso de TI en un sector público que está expuesto particularmente a ser atacado maliciosamente; de ahí que las estrategias de seguridad digital sean una de las prioridades de los gobiernos al utilizar tecnologías innovadoras en particular IA.

 

Artículo Tomado De: https://www.telcel.com/empresas/tendencias/notas/inteligencia-artificial-en-el-gobierno

Comentarios sobre la Atención Ciudadana

Si tuviera que destacar un solo avance de los que hay que impulsar de inmediato, sin duda me quedaría con la puesta en marcha de un modelo multi canal de atención ciudadana. No es la iniciativa, ni la forma más mediática, pero es la que ha hecho mejorar de manera más relevante el bienestar de miles de ciudadanos y el funcionamiento de varias administraciones en el mundo.

¿A qué me refiero con la expresión “modelo multi canal de atención ciudadana”? Se trata de orientar al bienestar ciudadano los procesos de servicio de todas las dependencias de la Administración Pública. Para eso, el Gobierno de Tabasco está buscando un elemento organizativo que se dedique profesionalmente a entender las necesidades ciudadanas y no sólo a atenderlas, sino a asignarles una solución pre diseñada y que así se pueda velar, también, para que los servicios que se den cada día de manera más satisfactoria.

Esta capa de atención, se puede diferenciar en dos componentes:

  • Capa 1: personas que atienden personas, por los canales presencial, telefónico y telemático.
  • Capa 2: información y servicios que el ciudadano consume en régimen de autoservicio (basados principalmente en TIC’s).

Hasta ahora, se había considerado que la web, la atención presencial, la atención telefónica y los buzones de sugerencias eran servicios independientes. El modelo ideal, en cambio, es explícitamente multi canal y, por eso, se debe integrar bajo una estrategia conjunta toda la atención ciudadana. Estamos hablando de los servicios alrededor del ciudadano, apoyados incluso por legislaciones que obliguen a la administración a realizarlos. Sólo con esta visión integrada podremos presentar una mejor espectacular en la calidad del servicio.

Con el ánimo de ilustrar, aporto algunos datos de otras administraciones:

  • Gobierno Vasco: Aumento de demanda en Capa 1: +51% en teléfono, +148% en presencial.
  • Gobierno del Principado de Asturias: Mejor capacidad de respuesta: 80% de llamadas a la primera, 6’ espera media presencial. Más información: se ha quintuplicado el ritmo de subida de los contenidos a la web.
  • Gobierno de NY: Satisfacción ciudadana: 80%
  • Gobierno Vasco: Cumplimiento de la carta de servicios (Las Cartas de servicios son documentos públicos, elaborados y difundidos por un gobierno, un ayuntamiento, una organización, una dirección, un servicio, etc. Dichos documentos tienen la finalidad de plasmar por escrito en el catálogo de servicios, la forma de contacto, los derechos y deberes de las personas usuarias, la normativa reguladora, la forma de presentación de quejas y sugerencias, los canales de comunicación, etc.): 100%

Además qua hay que hacer un decreto de atención ciudadana electrónica para dar armas al modelo ya existente y poner las bases para avanzar en la mejora continua de los servicios. Sólo así podremos también obligar a que el siguiente gobierno lo estudie con interés y mantenga sus líneas principales.

La idea principal del modelo es la misma que encontramos en otras organizaciones de servicios que ya hicieron la revolución ciudadana en su momento, en otras administraciones. Modelos basados en la idea de que el momento de la verdad es el de la entrega de servicios a la ciudadanía. Por eso el diseño de los procesos debe ser inverso y no iniciar en lo que sucede en lo privado de las administraciones sino en lo público de las necesidades ciudadanas; privilegiando en todo momento el uso de la tecnología a las viejas prácticas. Además partiendo de soluciones basadas en TICs es que me atrevo a afirmar que el éxito está en diseñar los procesos hacia atrás para aportar el máximo valor al ciudadano.

Es importante subrayar, también, la importancia de un servicio profesionalizado encargado de la atención ciudadana completa y que incluye tanto la web como los canales personales.

Quizá la parte más novedosa sea la inclusión de las TICs como un elemento más de atención ciudadana. El papel de la Atención Ciudadana, respecto a las TICs, debería ser el de proporcionar elementos de información y servicio que se ajusten a las necesidades ciudadanas. El servicio web presta servicio a todo el Gobierno, velando por la usabilidad, la accesibilidad, la correcta estructuración de la información para hacerla más accesible, el  buen funcionamiento del sistema y la tramitación en línea, entre muchos.

Sobre esa base, cada dependencia puede lanzar sus estrategias de comunicación de servicios que, seguramente, serán también multi canal. El uso de las TICs para la Atención Ciudadana pone los medios para que los ciudadanos estén informados y para que las dependencias puedan comunicar.

He comenzado afirmando que la puesta en marcha de un modelo multi canal de atención ciudadana sería el mayor logro en la materia en esta administración, sin embargo, debo enfocarme ahora en lo referente a la participación.

Una de las tesis de mi presentación iba a ser que la participación construye un estado, más allá de los planes de ordenación urbanos y de las constricciones del territorio. Sin embargo, siendo más precisos, la participación en red de-construye al estado, derriba las murallas que definen quién está adentro y quién fuera. La participación construye ciudadanía a cambio de generar pertenencias diversas, múltiples y compartibles.

Mi teoría es que los atributos que definen identidad y pertenencia se están modificando. Y ya tardan los sociólogos en personarse y tratar de definirlo. Creo que la pertenencia la define la participación. Esto antes estaba implícito, pero ahora es evidente. Soy de dónde participo. Cada vez participo más en entornos online que físicos. Me cuesta reconocerme como actor participante y por tanto perteneciente de la ciudad donde duermo o de la ciudad donde voto.

¿A que debe dar más peso la Administración Pública, a poner en marcha procesos participativos o a favorecer contextos donde la participación surja?

¿A plantar jardines o a dejar espacio para qué crezcan bosques? No se vale decir que a las dos cosas: ¿A cuál se debe dar más peso?

Es decir, a manera general, en una sociedad hay que tener claro que de un lado tenemos un entorno estable, donde hablamos del estado ideal; y del otro lado tenemos un entorno disruptivo, donde hablamos del peor de los estados. En el entorno disruptivo tenemos ideas como; inclusión social, no integración de vejez y discapacidad, descomposición social sin sentido de pertenencia, violencia, lucha por los recursos, privacidad subordinada a la seguridad, no garantía de los servicios básicos, inseguridad laboral, brecha digital, caos tecnológico, desarrollo no planificado y desigualdad de género. En el entorno estable hay ideas como; sociedad inclusiva, integración de la discapacidad y tercera edad, sentido de pertenencia, paz, recursos distribuidos con justicia, privacidad no problemática, inversión en educación y salud, seguridad laboral, ciber-ciudadanía, estandarización tecnológica, desarrollo sostenible e igualdad de género.

Ahora, esta misma línea de pensamiento puede llevarnos a entender las diferencias entre una administración inclusiva y una administración mínima. Donde lo ideal serían servicios públicos omnipresentes, fuerte institucionalización, funcionarios que prestan servicios, cooperación interdependencias, identidad única, interoperabilidad, calidad de servicios, innovación y personalización. Cuando lo que venía ocurriendo, hasta antes de entrar esta administración, que cada día cambia más este escenario, era que sólo lo muy público era público, que se trabajaba como empresa, que eran los gestores y las asistentes los que prestaban el servicio, que no existía cooperación entre las dependencias, que todo se sub-contrataba, que todo se definía en base al costo, que lo que se buscaba era solamente una mejor gestión pero no mayores servicios y que estos no eran personalizados.

Ahora, como siempre he pensado, el estado no puede ser el único responsable del Tabasco que queremos para nosotros y generaciones futuras. El ciudadano debe responsabilizarse de los asuntos públicos, debe ser transparente en su relación, debe participar en la toma de decisiones, debe ser tolerante a la experimentación y tolerante al error, debe democratizar la innovación y las nuevas tecnologías que son sus medios de acceso y comunicación, debe crear una democracia ampliada donde todos los verdes, rojos, amarillos y azules se hablen entre sí, y finalmente debe pedir lo imposible.

Finalizando, la atención ciudadana requiere para su mejora y crecimiento, de la participación activa del ciudadano en todos los puntos de interés de gobierno, es decir, de manera transversal. Por eso es tan importante poner al ciudadano como centro de los procesos de atención a diseñar y de las tecnologías a utilizar, porque sin su participación activa y sus exigencias responsables, una Atención Ciudadana de primer mundo es imposible.